El ministro de Interior dominicano dice que países con más de 7.500 euros de PIB per cápita tienen baja tasa violencia

El ministro de Interior y Policía de la República Dominicana, Franklin Almeyda, aseguró hoy en la cumbre sobre drogas que se celebra en Lugo que el PIB per cápita debe estar por encima de los 10.000 dólares anuales –unos 7.500 euros– para superar la violencia en la convivencia social y señaló que los países en esta situación presentan una tasa baja de criminalidad.

Almeyda abrió la segunda sesión de la cumbre con una conferencia en la que reflejó que los países con una tasa de crecimiento del PIB per cápita por encima de los 30 dólares diarios o más de 10.000 dólares al año logran una tasa de criminalidad “muy baja”.

Así, el ministro comentó que a medida que el PIB per cápita disminuye sube la tasa de criminalidad y la convivencia social “se resiente” cuando baja el PIB, al tiempo que desciende el “bienestar y la calidad de vida”.

En su intervención, reveló que la tasa de pobreza en América es del 35 por ciento y la de criminalidad del 16,2 por ciento, solo superada por África con un 53,3 por ciento de tasa de pobreza y 20 por ciento de criminalidad. En Europa, esas cifras descienden hasta el 10,4 y 5,4 por ciento respectivamente.

Países como Honduras (58%), Trinidad y Tobago (42,31%), Sierra Leona (50%) y Angola (40%), son los que, según los datos aportados por el ministro, presentan los mayores porcentajes de tasa de criminalidad.

En esta línea, consideró que la crisis global provocó un decrecimiento del PIB en América latina en el 2009 y sostuvo que es un “hecho aceptado” que la criminalidad imponga costos en el crecimiento económico y el desarrollo humano.

Además, dijo que impacta “de manera desproporcionada” a los estados frágiles o afectados por conflictos y “reduce” la buena gobernabilidad, lo que se traduce en una pérdida de confianza, según sentenció.

MÁS CONSUMO DE CRACK

Por su parte, el alcalde del municipio de San Ramón en Costa Rica, Raúl Antonio Gómez Guerrero, indicó hoy que en su país la droga más consumida en la actualidad es el crack, seguido del cannabis y la marihuana, por ser las más baratas en el mercado. La cocaína tiene un menor nivel, pero sigue estando entre las más representativas.

En la segunda jornada de la ‘Cumbre de alcaldes, alcaldesas y ciudades sobre drogas en Europa, América Latina y El Caribe’, que se celebra desde ayer y hasta mañana en Lugo con la participación de más de 200 personas de 40 ciudades de 34 países, el alcalde aprovechó para señalar que en su ciudad se siguen las guías y programas del instituto IAFA, los cuales se hacen llegar a los habitantes a través de una sucursal en el municipio. Este instituto se encarga de la farmacología, la realización de diagnósticos y la terapia.

Con respecto a las actuaciones del municipio en materia de drogas, Gómez Guerrero indicó que el Plan Municipal actúa como un apoyo del IAFA para no entrar en conflicto con él. “Nosotros no somos los expertos, ellos sí”, aclaró. Con respecto al Gobierno central del país, el alcalde informó de que trabaja el Instituto Contra la Droga (ICD).

INVASIÓN

También se refirió al tráfico de drogas como una “invasión” y aclaró que Costa Rica es un lugar de paso en el transporte que llevan a cabo los cárteles de países como México y Colombia. Al respecto, aseguró que “al ser un punto de paso, algo de todo ese comercio se queda en el país”, refiriéndose a drogas para consumo.

García Guerrero mostró su satisfacción por la participación de su municipio en esta cumbre y subrayó que su ayuntamiento es el único de Costa Rica que participa en este proyecto de alianza entre ciudades para la erradicación del tráfico y consumo de drogas.

Con respecto a la celebración de la cumbre, el alcalde de Lugo, José López Orozco, destacó hoy la “buen marcha” del encuentro internacional y recalcó que se pudo constatar que los problemas con las drogas son “muy similares” a ambos lados del Atlántico.

López Orozco, que hoy modera una presentación especial en la cumbre del municipio haitiano de Pétionville, tras el devastador terremoto de enero de este año, recalcó que están surgiendo “muy buenos debates” a través de “mesas vivas”, donde se explican distintas experiencias.

DEFINIR COMPETENCIAS

En la línea de lo que ya manifestaron otros participantes, el alcalde de Lugo afirmó que los ayuntamientos asumen determinadas competencias porque en los municipios son “incapaces de decir no a alguien que tiene algún problema”.

En este aspecto, Orozco recalcó la necesidad de “definir bien las competencias” para afrontar proyectos de “recuperación, rehabilitación y también lograr que nadie pueda caer en el problema de la droga”.

Con todo, el alcalde lucense se marcó el objetivo de “luchar” para que esta cumbre se convierta en un “punto y seguido”, con el fin de que sirva para poner en común “el trabajo hecho entre todas las ciudades y que anime para seguir trabajando”. Como objetivo prioritario, Orozco planteó constituir una “red de ciudades” de América Latina, Caribe y Europa para “trabajar conjuntamente”.

Escribe un comentario