Corbacho: “Al diálogo social habrá que ir sin prejuicios y con una agenda muy abierta”

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, no cree que el diálogo social tripartito vaya a reabrirse antes de un mes, y consideró que, cuando se reanude, el Gobierno y los agentes sociales deberán acudir a la mesa de negociación “sin prejuicios y con una agenda muy abierta”.

Corbacho, en declaraciones a la cadena SER recogidas por Europa Press, indicó que, una vez salvado el “escollo” que ha supuesto el bloqueo de la negociación colectiva de 2009, se puede “estar en condiciones de pasar de aquí a un mes o mes y algo a un espacio tripartito de negociación”.

“En ese momento debemos acudir a la mesa sin prejuicios y con una agenda muy abierta, y poner sobre la mesa todas aquellas materias y temas que nos fortalezcan para salir de la crisis. Tenemos que empezar a discutir muchas cosas, antes de final de año, a final de año o a principios del año próximo”, dijo el ministro.

Uno de los temas a abordar en esa negociación tripartita será la reforma del mercado laboral, de la que Corbacho no esconde su necesidad, aunque se niega a identificarla con el abaratamiento del despido.

“El mercado necesita muchas reformas y la reforma laboral la hemos desvirtuado por situarla en un sólo concepto, el de abaratar el despido y en este país no se crea empleo abaratando el despido”, señaló el ministro, que insistió en que, sin duda, “alguna reforma habrá que hacer”.

Corbacho rechazó ponerse calendarios o fechas topes para llegar a acuerdos con los agentes sociales, y precisó que si durante las negociaciones se llega un consenso sobre temas concretos, por ejemplo sobre el modelo alemán, no haría falta esperar para ponerlo en marcha.

Ahondando en esta cuestión, el ministro reconoció que los servicios públicos de empleo alemanes han tenido que “poner mucho dinero” para pagar las horas no trabajadas por los 1,4 millones de trabajadores que han tenido que reducir su jornada laboral, aunque inmediatamente recordó que en España se han gastado del orden de 14.000 millones de euros para dar protección a los 1,2 millones de trabajadores que en el último año han ido directamente al paro.

“Los ajustes nunca son gratis. Las empresas pierden, los trabajadores también y para el sector público tiene un coste, pero el resultado final (del modelo alemán) es que no se desengancha al trabajador del sistema productivo. En España hay una cultura de hacer los ajustes a través de regulaciones de empleo (ERE) y hay menos cultura en el tema de los horarios, y además la legislación está pensada más para el ERE que para ajustes horarios”, explicó.

SÍ A QUE LAS AGENCIAS PRIVADAS SEAN INTERMEDIARIAS LABORALES

El ministro es consciente de que algunos temas que deben debatirse en el ámbito del diálogo social pueden llevar algo más de tiempo, como es el caso de las agencias privadas de colocación y si debe permitirse o no que participen en la intermediación laboral.

Corbacho se mostró partidario de que sí lo hagan, pero es una materia que aún debe discutirse. En todo caso, recordó que las reformas que más han perdurado en el tiempo son las pactadas previamente con los interlocutores sociales.

Otro de los asuntos que el ministro quiere discutir con sindicatos y empresarios, pero también con las comunidades autónomas, es el de alcanzar un Pacto por el Empleo Juvenil, pues el colectivo de los jóvenes ha sido en España y en Europa uno de los más “golpeados” por la crisis. “Eso nos obliga a buscar una concertación y consenso sobre las grandes líneas que deberían inspirar ese pacto”, dijo.

EL PARO SUBIRÁ EN NOVIEMBRE EN MÁS DE 44.000 PERSONAS

Preguntado por el comportamiento que tendrá el paro registrado del mes de noviembre, Corbacho reiteró que lo previsible es que aumente y además que lo haga por encima de la media de los últimos años, que es de 44.000 personas.

“Va a ser una subida más atenuada, pero difícilmente vamos a estar por debajo de la media de los últimos años”, precisó Corbacho, que añadió que habrá que ver cuánto se aleja el dato final del promedio de noviembre para analizar si el ajuste del empleo está llegando a su fin.

En todo caso, el ministro volvió a manifestar que aunque la economía cambie de signo y empiece a crecer, la recuperación del empleo será más lenta. Así, según sus cálculos, antes del segundo semestre de 2010 será difícil crear empleo.

Sobre la manifestación que han convocado CC.OO. y UGT para el 12 de diciembre, Corbacho dijo que no la ve “ni con buenos ni con malos ojos” y añadió que los sindicatos tienen el “perfecto derecho” de expresar su opinión. “Hay que verlo con normalidad. Ni me parece bien ni me parece mal, yo respeto su decisión”, subrayó.

Escribe un comentario